¿Has oído hablar alguna vez de la automatización ciudadana? Si es la primera vez que te encuentras con este término, es posible que pienses en robots caminando por las calles. Aun así, lo cierto es que la automatización ciudadana es un nuevo término que se utiliza para indicar algo que todos ya hemos notado: la automatización y el desarrollo de recursos digitales, como el software para estrategias digitales, ya no proviene exclusivamente de equipos de desarrolladores expertos: ciudadanos comunes, usuarios sin formación en código, están desarrollando negocios digitales, rutinas, estrategias que están dando forma al mundo tal y como lo conocemos. Este fenómeno ha tomado el nombre de automatización ciudadana, y vamos a discutir cualquier detalle de la misma en este artículo.

¿Qué es la automatización ciudadana & proceso de desarrollo?

La automatización ciudadana indica la automatización de los procesos liderados por los ciudadanos. Por supuesto, ¡incluso los desarrolladores expertos son ciudadanos! Pero con este término se subraya el hecho de que los usuarios comunes sin conocimientos de código pueden crear recursos digitales y están automatizando muchos procesos de nuestra vida cotidiana con sus soluciones. Por lo general, la automatización ciudadana comienza con la necesidad de una persona (o un solo equipo) que intenta mejorar su rutina con una estrategia digital o lanzar un negocio digital con los recursos que tiene a su disposición.

Como consecuencia, muchos procesos y muchos aspectos del trabajo humano están siendo reemplazados por la inteligencia artificial: las tareas repetitivas están siendo todas realizadas por el software (envío de correo electrónico a los boletines de noticias, contabilidad empresarial, y más...). Podemos hacer dos reflexiones sobre este tema: la primera es sobre la popularidad de la tecnología, y la segunda es sobre la difusión de la automatización.

Soluciones digitales sin código o de bajo código

La automatización ciudadana es posible porque hoy en día, hay un montón de soluciones digitales de bajo código o sin código que cualquier usuario puede utilizar para realizar su software o automatizar algunos procesos. ¿Qué son? Las soluciones no-code o low-code generalmente utilizan una plataforma que te permite crear software, crear herramientas digitales, para automatizar procesos aunque no seas un desarrollador porque no requieren que escribas ningún código. Estas plataformas low-code o no-code pueden tener diferentes niveles de complejidad: algunas permiten la automatización para crear blogs online o sitios web sencillos; otras permiten automatizar procesos dentro de tu flujo de trabajo, y algunas incluso permiten crear apps móviles sin escribir una línea de código (AppMaster.io es un ejemplo famoso).

Esto es una consecuencia de que la tecnología se haya vuelto tan popular: no sólo usamos la tecnología cada vez más a menudo para realizar más tareas durante el día, sino que las herramientas de la tecnología son cada vez más accesibles. Ya no es necesario un equipo de desarrolladores para crear una aplicación móvil, por ejemplo. Puedes utilizar AppMaster.io y crear una app para automatizar algunos procesos dentro de tu flujo de trabajo aunque no tengas conocimientos de código.

Automatización

La realidad de los hechos es que muchos procesos que antes hacíamos manualmente están siendo sustituidos por la automatización. Y esto no sólo está ocurriendo en el ámbito laboral o empresarial. Si sólo pensamos en las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestros smartphones, podemos ver cómo estamos utilizando la automatización sin darnos cuenta: ya no anotamos las citas manualmente en nuestro calendario; configuramos compras periódicas en el comercio electrónico para no tener que comprar papel higiénico cada semana, configuramos una alarma repetida para no tener que señalar la alarma cada noche. En el entorno empresarial, esto es aún más evidente e importante: estamos utilizando la automatización para que las máquinas realicen múltiples tareas, y a veces estas tareas son incluso bastante complejas.

Automatización ciudadana: beneficios

¿Es buena la automatización ciudadana? Intentemos explorar los beneficios de los automatizadores realizados por usuarios comunes en nuestras vidas.

Errores humanos
Las herramientas y el software de automatización no sólo facilitan muchos procesos sino que también reducen la posibilidad de errores humanos. Este es un beneficio del que todos disfrutamos tanto en el ámbito empresarial como en el de la vida cotidiana.

Ejecución más rápida
Las herramientas digitales y el software de automatización pueden agilizar los procesos dentro de los equipos. Al igual que enviar lo mismo a toneladas de direcciones de correo electrónico con un solo clic es más rápido que hacerlo manualmente, los automatizadores aceleran los flujos de trabajo en todos los sectores.

Aumento de la colaboración
Las herramientas digitales y el software de automatización pueden mejorar la comunicación dentro de los equipos. Toneladas de herramientas de automatización desarrolladas a través del movimiento de automatización ciudadana -es decir, desarrolladas por personas sin formación en código- tienen como objetivo facilitar la colaboración dentro del equipo. Cuando todo un equipo puede acceder a la misma plataforma para realizar un simple ejemplo, el equipo puede trabajar más fácil y rápidamente.

Ahorro de costes
La automatización supone un ahorro de costes. Uno de los beneficios más conocidos de la automatización es que cuando las tareas son realizadas por una máquina o una herramienta de software, se necesitan menos personas trabajando en la misma tarea; es decir, se reducen los costes para cubrir esa tarea específica.

¿Quiénes son los ciudadanos autómatas?

¿Cada persona puede ser un ciudadano autómata? Potencialmente, sí pueden. Pero lo cierto es que, por lo general, los ciudadanos autómatas comparten algunas características. Es decir, dentro de un equipo de compañeros, los que odian los ordenadores, por ejemplo, son menos propensos a ser capaces de automatizar procesos para agilizar el flujo de trabajo.

Así que, ¿puede usted hacer deporte a los ciudadanos autómatas dentro de su equipo?

Los ciudadanos autómatas son desarrolladores potenciales que podrían hacer el mejor uso de las plataformas de no-codificación. Por lo general:

  • tienen un profundo conocimiento del progreso del trabajo y de cómo optimizarlo;
  • tienen un profundo conocimiento o una verdadera pasión por la tecnología y los recursos digitales;
  • son personas curiosas que disfrutan de los nuevos retos;
  • tienen buenas habilidades para resolver problemas;
  • piensan de forma diferente cuando se trata de resolver un problema, hay dos categorías de personas: las que toman el camino conocido, y si no resuelve el problema, se sienten perdidas; y las que prueban diferentes caminos y si el bueno no existe, ¡lo crean! El segundo tipo de personas tiene más probabilidades de ser automatizadores ciudadanos.

Automatizadores ciudadanos: la lección para los emprendedores

El movimiento de automatización ciudadana nos enseñó que las nuevas soluciones digitales y el software no siempre provienen de figuras profesionales conocidas, como los desarrolladores profesionales. Un empleado sin formación tecnológica puede aportar importantes beneficios si se le da el entorno y los recursos adecuados para aportar nuevas soluciones. Los empresarios deben prestar siempre atención y tratar de detectar a los ciudadanos autómatas dentro de sus equipos porque merecen espacio y recursos para construir y crecer. Es en interés del negocio y de la propia empresa crear un entorno que anime a los ciudadanos autómatas a dar un paso adelante y aportar nuevas soluciones.